Cuidando tu Salud Mental en el Trabajo: Estrategias para un Equilibrio Sano

En el marco del Día de la Salud Mental, este es un tema que ha ganado relevancia debido a las secuelas provocadas por la pandemia, es crucial mantener un compromiso con tu bienestar psicológico. Las nuevas dinámicas laborales presentan tanto beneficios como desafíos.

Según diversos estudios, la ansiedad y el estrés son dos condiciones que afectan a las nuevas generaciones de manera silenciosa. Depende de ti permitir que estas afecten tu día a día o tomar medidas para controlarlas.

A continuación, te compartimos tres efectos que debes tener en cuenta para proteger tu salud mental en el ámbito laboral, ya que tienen un impacto directo en tu estado de ánimo y, por supuesto, en tu bienestar psicológico.

1.    Jornadas laborales extensas y el estrés que conllevan:

En el trabajo, es posible enfrentar momentos de alta demanda. Esto puede traducirse en jornadas laborales prolongadas y una desconexión casi nula. Es en estos momentos cuando la ansiedad puede surgir y afectar tu estado de ánimo. ¿Qué puedes hacer al respecto? Intenta establecer horarios y priorizar tareas. Encuentra formas de gestionar tu tiempo y, si la situación persiste, no dudes en hablar con tu jefe.

2. Relaciones estrictamente laborales:

Cuando ingresas a una organización donde el trabajo es completamente virtual, construir relaciones puede resultar complicado. Crear recuerdos o compartir momentos comunes se vuelve más desafiante. Además, las reuniones pueden sentirse demasiado formales. Una buena idea es diseñar actividades que no estén relacionadas con el trabajo y preferiblemente que se realicen en persona. También puedes reservar tiempo en las reuniones para conversar y conocer a tus compañeros.

3.    Barreras borrosas entre el horario laboral y la vida personal:

Aunque suene cliché, en modalidades de trabajo híbridas o completamente virtuales, establecer un inicio y final del horario laboral puede resultar complicado. Esto puede tener un impacto negativo en tu estado de ánimo y llevar a pensamientos como “siento que estoy perdiendo mi vida trabajando”, lo que a su vez puede traducirse en desmotivación. Es fundamental que respetes tu horario de oficina, que tomes tu tiempo de almuerzo y que te desconectes completamente del trabajo. En ocasiones, tu jefe puede no estar al tanto de tus horarios, por lo que es importante que, si esto ocurre con regularidad, comuniques: “Salí de casa, puedo revisarlo mañana por la mañana” o “Mañana a primera hora lo tendrás en tu correo”. Estas frases te ayudarán a dejar claro que ya no estás disponible, ya que tienes una vida fuera del trabajo.

Esperamos que mantengas un compromiso constante con tu bienestar emocional y que orientes tu carrera profesional hacia el logro de tus metas. Recuerda que estamos aquí para apoyarte si deseas obtener más información.

¿Qué esperas para comenzar a Gerenciar tu Carrera?

Copyright©2022 mycareer. Diseño de páginas web por Estratégico Digital.